La fascia, tu mejor aliada

Afecciones crónicas, estrés o falta de flexibilidad: ¿qué pasaría si la solución pasara por el tejido conectivo, este «esqueleto blando» ignorado durante mucho tiempo?

Envolviendo músculos, huesos, vísceras y órganos, la fascia está en todas partes. A pesar de esta omnipresencia, hace tiempo que ha sido completamente ignorada, considerada como algo irrelevante y de poco interés.

Artículo publicado originalmente en francés: Pulsa aquí para leerlo. Autor: JULIEN PIDOUX – 22.09.2018 – Imagen: Sebastian Kaulitzki/Getty Images

 

Una adivinanza ¿Qué pesa unos 20 kilos, está en el cuerpo humano y podría tener un papel central en nuestra salud? Solución: la fascia.

Puede que no hayas oído esa palabra antes, pero sin ella ni siquiera podrías levantarte. A menudo ignorada, durante mucho tiempo poco considerada por la profesión médica, es la que da forma al cuerpo…

Es simple: quita la fascia, y sólo sería un pequeño montón de escasa materia orgánica y no muy atractiva; si se quitase todo menos la fascia, todavía quedaría una «huella» de tu cuerpo. Algunos hablan de un esqueleto blando, otros de un «pijama» que lo cubre todo: órganos, músculos, huesos, vísceras…. Una especie de red que mantiene todo en su sitio, pero que también permite el deslizamiento suave de los diferentes componentes del cuerpo entre sí.

Básicamente, cuanto más fluido y sano sea este tejido conectivo, más fácil será el movimiento. Por otra parte, cuanto más rígidos sean, más desequilibrios y tensiones pueden aparecer. Los problemas articulares y musculares pueden ser causados, al menos en parte, por estas fascias.

«Puede tratarse la tensión y el dolor crónicos, recuperar el potencial de movimiento cuando surgen restricciones o compensaciones después de lesiones o intervenciones quirúrgicas, proporcionar alivio durante la fibromialgia, entre otras cosas, pero también puede mejorar el potencial de expresión corporal o el rendimiento deportivo. La investigación científica actual está abriendo cada vez más las posibilidades de tratamiento trabajando con las fascias», dice Isabelle Heiniger, una terapeuta ocupacional que practica Rolfing® en Lausana.

Sorprendentemente, la fascia ha sido considerada durante mucho tiempo como un material inerte, con poco interés, antes de considerarla con una entidad propia, relevante, en los últimos años. «La gente está empezando a ser atraída por esta estructura que antes se consideraba poco interesante», dice Amélie Zosso, una fisioterapeuta formada en “fascioterapia”. «Los cirujanos, que antes le prestaban poca atención, hoy en día adoptan una actitud diferente y tratan de mantener (o al menos respetar) esta estructura durante sus procedimientos. Y por otro lado, el público en general está empezando a conocerla, ya sea en clases de yoga, pilates o a través de la fasciaterapia«.¿Un remedio universal? En el mundo artístico, entre los atletas o los bailarines, el trabajo específico con la fascia se ha incorporado hace mucho tiempo. Y el entusiasmo por todas las disciplinas que manipulan estos famosos tejidos bien podría crecer.

 

Más allá de los trastornos musculares y articulares…

Más allá de los trastornos musculares y articulares (lumbagos, tendinitis, rigidez…), pueden aliviarse un gran número de patologías. Digestión, envejecimiento, embarazo, postparto, alteración del sueño, estrés…..

Escuchando a los distintos especialistas entrevistados, el secreto de nuestra salud quedaría oculto en nuestras fascias, esa inmensa red de fibras que nos constituye, densamente inervada. La parte más importante de nuestro cuerpo, la fascia toracolumbar, que recorre toda la longitud de la columna vertebral, podría incluso ser responsable de un porcentaje significativo de dolor de espalda inespecífico. Y la proyección del documental «Los aliados ocultos de nuestro organismo: las fascias», en el canal de televisión Arte, ha incrementado aún más el interés del público por esta extraña red de colágeno y ácido hialurónico.

Éste renovado interés es bienvenido, ya que ahora hay muchas formas de cuidarse: cursos, cuidados proporcionados por el terapeuta o auto-masajes. Se disponen de muchas opciones.

 

Centrándonos en la fascia con Rolfing® y otros métodos

Rolfing®, bien conocido al otro lado del río Sarine, se está introduciendo en la Suiza francófona durante los últimos dos o tres años. El método no es nuevo, ya que es una bioquímica de principios del siglo XX, Ida P. Rolf, quien desarrolló esta técnica de masaje profundo dirigida al tejido conectivo, con el objetivo de re-equilibrar todo el cuerpo. Los recientes avances en el campo de la fascia han hecho que esta disciplina sea más popular. Desde hace tres años, la formación en francés se imparte en Suiza, lo que ha permitido su desarrollo en este lado del Saane. «La fascia es un órgano sensorial separado, igual que la piel», explica Isabelle Heiniger. Rolfing® permite un verdadero «diálogo» con el cuerpo, crear un vínculo entre sus diferentes partes. En el documental de Arte, la intervención de Robert Schleip (médico alemán pionero en la investigación de las fascias) está llena de elogios para la técnica.

Cilindros de espuma. Estos divertidos objetos han aparecido en una sola temporada. Desconocidos hasta hace poco para el gran público, ahora están en todas partes, en centros de fitness y en tiendas de deportes. Su principio: permiten «rodar» sobre diferentes partes del cuerpo, y así relajar las fascias, atenuar los «nudos» (hablamos de adherencias fasciales) que se pueden formar, especialmente después de los ejercicios de fortalecimiento. Un pequeño inconveniente: estás «solo» frente a tus sensaciones. «Es bueno que la gente sepa lo que está haciendo, pero tal vez no es lo que se podría llamar un cuidado global: puede doler en un lugar específico y la fuente de ese dolor a veces está en otra parte del cuerpo», dice Isabelle Heiniger. Por su parte, Jill Miller, una profesora de yoga americana que tuvo que recurrir a una prótesis de cadera, ha desarrollado un método (Tune Up) que también apunta a la distensión de las fascias mediante el uso de pequeñas bolas, similares a las utilizadas en el squash, que se deslizan sobre el cuerpo.

Yin yoga. En contraste con el yoga «yang», que es más activo, en el que las posturas se mantienen durante un corto periodo de tiempo y se hace hincapié en el trabajo muscular, el yin yoga se centra en el tejido conectivo. De ahí la necesidad de permanecer más tiempo (a menudo varios minutos) en cada postura, para dar tiempo a que los tendones, ligamentos y fascias, que están menos irrigados que los músculos, sientan el estiramiento. Cuando Daniela Wagnières, una profesora de yoga yin en Lausana, habla de la disciplina que descubrió años atrás en Estambul, sus ojos todavía brillan. «Fue una revelación, francamente. Nunca me había sentido así antes. Una relajación profunda, una apertura del cuerpo. Cuando sales, la relajación es profunda, te sientes libre». Durante mucho tiempo ausente de los planes de estudios de yoga, el yin yoga se está extendiendo por todas partes, al igual que los cursos de formación ad hoc. «Ya es una locura en los Estados Unidos, y está sucediendo aquí.» Pero como señala el experto, dado que el yin es una práctica reciente – sus «inventores» son apuestos sexagenarios – la divulgación es escasa. «Estoy enamorado de esta práctica, pero al mismo tiempo debemos tener cuidado, porque permanecemos en una postura durante mucho tiempo, y está el riesgo de hacernos daño si no somos cuidadosos». Josh Summers, uno de los «papas» americanos del yin yoga, está de visita en Suiza este fin de semana para formar a los profesores de yoga en las sutilezas de la técnica.

Fascioterapia Al combinar el tacto manual, el enfoque gestual y el habla, la fascioterapia también apunta a la estabilidad y a la «coherencia» de todo el cuerpo. «Para absorber los choques físicos y psicológicos, las fascias reaccionan con tensión y tensión», explica Amélie Zosso. Estas reacciones son reversibles, pero es frecuente, cuando el choque se repite, y es demasiado violento o mal controlado, que las tensiones desequilibren y perturben el equilibrio general del cuerpo, lo que puede conducir a diversas disfunciones o patologías».
Fundada en los años 80 por Danis Bois, fisioterapeuta, osteópata y hoy doctora en ciencias de la educación, la fasciaterapia tiene un enfoque casi holístico. Además de ayudar en las lesiones físicas, también pretende acompañar a las personas durante los grandes «cambios en la vida», como el duelo, los divorcios o los períodos de transformación personal. «El enfoque de Danis Bois se diferencia en que añade un aspecto sensorial a las fascias, más allá de su aspecto mecánico.»

Acupuntura: Aparecida antes de la era cristiana, la acupuntura también podría actuar en las fascias. En cualquier caso, esta es la conclusión del trabajo de la Dra. Helene Langevin de la Universidad de Vermont, quien demostró que las agujas actuaban en las fascias en un radio de varios centímetros, liberando el tejido y produciendo un efecto analgésico. De ahí la pregunta, que divide a los médicos: ¿y si las fascias eran la base fisiológica de lo que la medicina tradicional china ha estado llamando meridianos durante milenios? Leona Hal-demann, una terapeuta de medicina tradicional china en Lausana, señaló las analogías entre los dos términos, pero no hizo comentarios sobre esta cuestión, que todavía está en debate. «Como las fascias, el sistema de meridianos cubre todo el cuerpo y está interconectado entre sí». Lo que es seguro es que su oficio también está experimentando un renovado interés. «Es cierto que los médicos también son más abiertos que antes, y están más dispuestos a enviarnos sus pacientes.»

By | 2019-03-14T13:11:33+02:00 marzo 14th, 2019|Fascia|0 Comments

About the Author: